Kitetrip Brasil 2019
17 febrero, 2020

Kite trip Mar Rojo 2019

kitesurf en mar rojo

Datos objetivos sobre el spot

  • Fecha del viaje realizado: Junio 2019
  • Días con viento: 6/6
  • Intensidad viento: 20-30 nudos
  • Cometas utilizadas: 7 – 9
  • Tabla utilizada: Twin tip
  • Mi peso: 56 kg
  • Temperatura del agua: 24ºC
  • Neopreno: Nunca navego con menos de un shorty de 2mm, pero en este spot es posible navegar con licra y bañador.
  • Tipo de agua: plana
  • Precauciones: Conviene a los debutantes llevar escarpines, a veces hay restos de coral muerto en el suelo y desafortunadamente, algunos restos de basura y latas por las islas que pueden resultar cortantes.

La llegada

Viajo desde Madrid a Hurghada, lugar donde nos embarcaremos en un yate de más de 40m de eslora con capacidad para 26 pasajeros, acompañados por una tripulación de 10 personas.

Mis compañeros de viaje son principalmente amigos y conocidos de otros viajes de kitesurf, gente, que como yo, viaja por el mundo buscando los mejores spots de kite, y que no contempla ninguna otra forma de ocio que no sea esta. Por supuesto también había otros viajeros ajenos a nuestro grupo, y con muchos de los cuales acabamos entablando amistad, ya que una semana juntos en un barco, da para mucho.

Desde Madrid he viajado en esta ocasión con Pegasus, una aerolínea de bajo coste, que cobra un suplemento por el boardbag, por lo que solemos enviar hasta 5 tablas juntas y compartir este gasto entre varios. La agencia nos facilita el contacto entre nosotros para que nadie se quede descolgado. Existen varias aerolíneas low cost que vuelan a Hurghada pero de todas formas recomendamos aerolíneas más solventes como Turkish Airlines o Egyptair.

El precio de este viaje no incluye el vuelo, por lo que cada uno hemos elegido las fechas de llegada y salida libremente. Hay amigos que llegando unos días antes han aprovechado para irse a Luxor de excursión, y otros, como es mi caso, preferimos llegar un día antes para dar una vuelta por Hurghada y hacer algunas compras. Hurghada no es que sea muy bonito, pero si nunca has estado te resultará entretenido conocerlo, y tiene mucho comercio.

Los hoteles a pie de playa son muy baratos, y por unos 40 eur la habitación doble puedes pasar el día entre playa y piscina en un Todo Incluido.

El día de embarque te recogen o bien en el aeropuerto, o bien en tu hotel, y te llevan al barco.

El barco

viaje de kitesurf mar rojo

La primera vez que llegas a ese barco, mola mucho. ¡Es enorme!

Tiene 3 cubiertas. En la parte de abajo es donde se transportan los equipos de kite. En la cubierta media es donde más tiempo pasamos. Tienen unos sofás y unos puf supercómodos. La cubierta superior la usamos poco, es el solárium y la verdad, acabas un poco harto de sol. Ahora, que para secar y plegar cometas es un lugar ¡excelente!

Los camarotes son dobles, hay un par de ellos con cama doble, pero la mayoría son dos individuales. Tienen su cuarto de baño y ducha con agua caliente dentro, y no es nada pequeño. En cada uno hay un armario de sobra para 2 personas, y enchufes. Disponen de aire acondicionado y nevera minibar.

Sobre los enchufes, tengo que advertir que nos pidieron que no utilizásemos los de la habitación si no estábamos presentes. No sé si conocéis el riesgo que es un barco el que haya un cortocircuito y se produzca un incendio. Así que todos dejábamos todos nuestros cacharros electrónicos en un rack de enchufes en la cubierta 1. Nadie coge nunca nada que no sea suyo, por valioso que sea.

Este barco es en realidad un barco de buceo, pero reconvertido a barco de kite safari. Esto está muy bien, pues muchas veces hay ocasión de compaginar buceo y kitesurf.  Yo misma hice un par de inmersiones un día en que dividimos el día, kitesurf por la mañana y buceo por la tarde. Los spot de kite y los de buceo no suelen ser compatibles, a los buceadores les encanta el coral, y a los kiters, pues decir que lo odiamos es quedarse corto. Por ello el día que se decide bucear hay que hacer un movimiento del barco, y esto es posible dependiendo del día y del spot.

Obviamente, las inmersiones no están incluídas en el precio del viaje, pero su coste es muy razonable. Sí está incluido el snorkel y es fascinante lo que te puedes encontrar. Muy recomendable bucear en Dolpphins Reef con delfines.

cubierta del barco

Instructores de kitesurf

Con nosotros siempre viaja un instructor de kitesurf, aunque este año, como había varios debutantes, trajeron a otro, de modo que la gente que no tenía mucha experiencia se sentía mucho más segura. El instructor principal decide sobre la seguridad y los spots a visitar.   Además ayuda en la playa y repara los equipos dañados para que puedas continuar tu safari navegando. Se ofrecen cursos de todos los niveles a bordo, desde auto rescate a saltos y trucos para twin tip o transiciones y técnicas de strapless. 

Acceso a los spot de kite

El barco cuenta con dos embarcaciones neumáticas grandecitas, suficientes para transportar a todos los pasajeros con sus equipos un en solo viaje. Además, hay que tener en cuenta que en la mayoría de los spots el viento es offshore, por lo que es imprescindible contar con estos medios de rescate.

El proceso para ir a navegar es muy rápido y cómodo: Dejamos todo nuestro material sobre la plataforma de acceso al barco. Los chicos de la tripulación lo cargan ellos mismos todo a las lanchas neumáticas. Luego subimos los pasajeros. Al llegar al spot de kite, ellos mismos nos bajan todo el material. Tenemos unas botellas de buceo adaptadas para hinchar las cometas como si se tratase de un compresor, así que nada de bomba, vamos, que te conviertes en un vago que sólo va a navegar, y nada más que navegar…

Los spots de kite

La rutina del viaje suele ser más o menos esta:

Muy temprano, como a las 5 a.m., el barco se pone en marcha para cambiar de spot. Lo hacen a esta hora, porque hacerlo de noche implicaría que buena parte de los pasajeros no pegarían ojo (no es mi caso, soy una marmota..).

Sobre las 7:00 desayunamos, y listo, coger todo y las neumáticas que nos acercan a los islotes.

En estos islotes no hay nada, de nada, y a veces es cansado pasar tantas horas bajo el sol, por lo que solemos partir la jornada de kite en 2, y volvemos al barco a comer y ….siesta, como no… Si alguien se quiere quedar navegando, claro está, puede hacerlo. Además, siempre nos bajan fruta y bebida del barco, para llevar mejor las horas en la arena.

En estos lugares casi nunca hay nadie. Un par de veces hemos coincidido con otro barco con kiters, pero el espacio es tan amplio que hay sitio de sobra para navegar sin cruzarte con nadie.

spots de kitesurf mar rojo

Abu Mungar

El primer día, como salimos por la mañana de Hurghada, solemos quedarnos a navegar cerca, en un lugar llamado Abu Mungar. Se trata de una lengua de arena alargada. Cuando está la marea alta se reduce muchísimo, ojo con dejar tu cometa desatendida si está la marea subiendo.

Este sitio es muy bueno para todos los niveles pues si te pones detrás de la lengua de arena, el viento entra onshore, así que los novatos pueden practicar sin ningún riesgo, y hacen pie todo el rato. Los que ya sabemos buscamos un poquito más de profundidad para practicar nuestros truquitos, hay mucho espacio para todos sin irte muy lejos.

Tawila

El espacio es enorme. Hacia los extremos hay unas zonas con corales, pero están bastante alejados. Los novatos es mejor que se queden por la zona central, que como digo, es suficientemente amplia. El agua es cristalina y de un verde increíble, muy bonita. Hay una lagunita en donde el viento es onshore pero entra un poco racheado, la hemos probado, pero solemos navegar en el mar. En el mar es totalmente offshore, pero ahí están nuestros instructores y los chicos de las neumáticas pendientes todo el rato por si alguno pretende irse al “más allá”, traerlo de vuelta rápidamente, con todo su equipo.

Gesium

Este spot es fantástico porque el barco se puede quedar muy cerca del spot de kite, incluso te puedes ir nadando a tomar algo al barco sin esperar a las neumáticas. Hay dos zonas de kite, Shell Bay y Petrol más al oeste. Este último spot es una experiencia, navegar con un montón de plataformas petrolíferas al fondo. Están muy lejos, pero su silueta en las fotos hace un paisaje más que curioso. La única precaución en Geisum es que hay una especie de espigón viejo, de hierro. El espacio es muy amplio y no hace falta acercarse, pero hay que advertir a los debutantes para que no les vaya a caer la cometa justo ahí encima. Por lo demás, misma tónica, agua plana, haces pie, viento constante…

El regreso

Después de 6 días haciendo kite y sólo kite (no me dejan hablar de las noches en cubierta) da mucha pena marcharse, pero lo aliviamos con una cenita de despedida en Hurghada, en la zona de la Marina. Ahí hay un montón de restaurantes y pubs, cierto es que orientados a los turistas. De todos modos, ya apetece ver gente después de estar embarcada tanto tiempo, y además, pude probar la carne de camello, que os recomiendo sin duda, buenísima.

Y ya sólo puedo decir que me encantó, y que volveré.

viajes de kitesurf

Comments are closed.